lunes, 28 de noviembre de 2011

"Todos los museos son galpones"

Entrevista a Juan Pedro Posani, Director del Museo Nacional de Arquitectura

por Dubraska Falcón (periodista del diario El Universal, lunes 28 de noviembre de 2011)


El también arquitecto, asegura que el Museo Nacional de Arquitectura será inaugurado en el primer trimestre de 2012. Oswer Díaz.

"Quien está de espalda a la arquitectura del país es justamente el Colegio y la Facultad de Arquitectura"

"Nos parece un poco extraño que se discuta tanto sobre ese edificio que es un regalo para la profesión"

El Museo Nacional de Arquitectura (Musarq) ya no será inaugurado en el mes de noviembre, como lo había anunciado Francisco Sesto, ministro de Estado para la Transformación Revolucionaria de Caracas. La institución, cuya fundación se decretó en el 2006 junto con siete museos más, tendrá su sede lista -ubicada en la avenida Bolívar- dentro de los tres primeros meses de 2012, debido a los retrasos burocráticos. Así lo asegura el director del Musarq, Juan Pedro Posani.

"Hay que tomar en consideración que todavía nuestro aparato de Estado, desde el punto de vista burocrático, es extraordinariamente pesado y lento. ¡Sigue siendo igual como antes! Es un grave defecto que tenemos que romper. Seguramente tenemos que tomarnos uno, dos o tres meses más. Hay algunas cosas que tienen que venir del exterior. Sobre todo el aire acondicionado. Eso va a demorar un poco más", afirma el también arquitecto.

-¿Se ha dicho que el presidente, Hugo Chávez, tuvo que intervenir en la construcción del museo para acelerar el proceso?

-Eso es parte de lo mismo. Hay que apelar a las máximas autoridades para que las cosas se realicen.

-¿Todavía se piensa en inaugurar el museo con una exposición sobre la Misión Vivienda?

-Sí, claro. Estamos trabajando en eso.

-¿Cómo será la exposición?

-Desde el punto de vista de nuestra ciudad no hay cosa más importante que el programa de viviendas. ¡Resolver ese problema tiene una actualidad extraordinaria! Nos parecía muy conveniente que la primera exposición tocara un tema tan delicado como ese.

-¿Cuáles elementos estarán en la muestra?

-Todos los elementos que son clásicos en el sistema museístico. A la arquitectura hay que representarla no solamente con fotografías o planos. El museo está dirigido no solamente a los arquitectos. Sobre todo, está dirigido a quienes viven y padecen la ciudad, y la arquitectura también. Es decir, hay que expresarlo de la manera más comprensible y lo menos elitesco posible.

-¿Por qué no hubo convocatoria para diseñar el museo?

-Esto lo hemos dicho muchas veces: el museo no nació como museo; no hubo ninguna convocatoria para hacer un museo en alguna parte de la ciudad. Sino que en ese sitio (en la Avenida Bolívar) se iba a construir la sede la gran tienda del arte. Cuando ya estaba en proceso, por presión interna nuestra, logramos que se convirtiera en el Museo de Arquitectura. En ese caso no cabía, desde el punto de vista de la rapidez de la creación, celebrar un concurso para un edificio que ya estaba en construcción. Sin embargo, quiero ratificar que estamos plenamente convencidos de que el sistema de concurso es muy eficiente y debe ser aplicado.

-Pero se ha afirmado que el museo se ha hecho a espaldas del Colegio y de la Facultad de Arquitectura...

-No sé si eso significa que cualquier cosa que se haga en el país, especialmente a partir del Estado, tiene que pasar por el Colegio o por la Facultad. Que todos ellos se integren a la construcción del país me parece absolutamente necesario. Yo diría al revés: quien está de espalda a la arquitectura del país es justamente el Colegio y la Facultad de Arquitectura.

-Los arquitectos aseguraron no conocer el proyecto...

-Sí, en efecto. Haremos todo lo posible, y lo hacemos en nuestro blog (http://musarq.blogspot.com), para que el edificio se conozca. Pero nos parece un poco extraño que se discuta tanto sobre ese edificio que es un regalo para la profesión. ¡Que se discuta tanto sobre si debe o no debe existir!

-¿En qué se inspiró para la construcción del museo?

-En Venezuela siempre nos olvidamos del clima. ¡Nosotros construimos muy mal! Construimos muy pesados, imitando lo que ocurre en otros países. En el trópico debemos construir en función de la ligereza, la alegría, la frescura y la transparencia. En el fondo, si me admite esa exageración, para nosotros, en este trópico, lo único que hace falta para construir es un gran techo y un mosquitero.

-Ha asociado el museo con un galpón...

-Los galpones tienen una importancia histórica muy grande en la arquitectura. En ellos no hay un atentado en contra de la arquitectura. Todo lo contrario. En el fondo todos los museos, hasta ahora, son galpones adornados de otra manera por fuera. Pensamos que es mucho más práctico y sencillo que se vea lo que realmente es.

-¿Se esperaba que el museo fuese una obra que sorprendiera por su arquitectura?

-¡Estamos totalmente en contra de eso! Ha habido una tendencia escandalosa en cuanto a costos. No hay que caer en el derroche. ¡Nuestra arquitectura es modesta! Pero eso no quiere decir que se descuiden los aspectos técnicos. Cuando el edificio esté terminado la gente podrá visitarlo y verlo por dentro. Al ver los detalles de diseño podrá, tal vez, aceptar que, aún siendo un galpón, es un hermoso galpón.

-En el blog afirmó que el museo es la expresión del venezolano, de cómo nos vemos como venezolanos...

-Yo no sé exactamente cómo nos vemos, pero es una obra que pretende responder a nuestra realidad.

-¿Nos vemos como un galpón?

-No. ¡Desgraciadamente no nos vemos como un galpón! Hay un arquitecto ecuatoriano que decía que de la Facultad de Arquitectura salen arquitectos que son doctores en imitación. Si nosotros seguimos imitando al mundo, supuestamente en desarrollo, estamos equivocados.

-Pero afirman que el museo no refleja los valores de la arquitectura venezolana...

-No sé a qué llaman arquitectura venezolana. La arquitectura venezolana son muchas cosas: la indígena, la colonial, la republicana, la moderna de los años 50, la que se ha hecho posteriormente, la de Carlos Raúl Villanueva. Es muy difícil decir, porque no sé a qué patrón y a qué categoría fija se refieren. Esa categoría fija no existe.

-¿La estructura del Museo de Arquitectura anula al Nuevo Circo?

-Se ha afirmado que ahí había una plaza que nosotros habíamos destruido. Desde hace muchos años esa plaza ha dejado de existir. La construcción de la Avenida Bolívar y de las aceras ha creado una situación diferente. Así que nosotros no nos encontramos con una plaza ya establecida. ¡Eso es falso! La relación con el Nuevo Circo ha sido una relación bien interesante. Es una fachada pequeña, que está colocada diagonalmente con el museo, y tiene una placita pequeña que está ahí y ha sido respetada perfectamente. Por otra parte, quienes saben de diseño urbano, saben perfectamente que no toda obra patrimonial exige un vacío completo alrededor. En mi opinión, el contraste entre el museo y el Nuevo Circo va a enaltecer y destacar todavía esa cosa tan bonita y pintoresca.

-¿No se anula, entonces?

-No. Todo lo contrario. En mi opinión lo enaltece. Porque lo descubre.

-¿El museo estará completamente terminado cuando se inaugure? ¿O va a ocurrir lo mismo que pasó con la Galería de Arte Nacional, que aún hoy no está terminada?

-El edificio va a estar listo completamente.

-De los museos que el ministro Sesto decreto en 2006, el suyo es uno de los dos que ya está casi listo. ¿Corrió con suerte?

-Me hace una pregunta difícil. Creo que hay un asunto de perseverancia. Si me permite la falta de modestia, en esto hay un interés personal: la arquitectura para mí ha sido la vida. Cuando esto nació como museo no había nada, simplemente esta salita (en el Museo Bellas Artes). Cuando vimos la oportunidad, la aprovechamos. Es un regalo que le estamos haciendo a la profesión, a la arquitectura y a la ciudad.

1 comentario:

  1. En la arquitectura venezolana, tambien esta la de Tomas Jose Sanabria.

    ResponderEliminar