miércoles, 27 de junio de 2012

La crítica y el ojo que no ve porque no quiere

(1) Conjunto Residencial Santa Rosa. Fruto Vivas, Alcaldía de Caracas. Caracas. 2009.

por Juan Pedro Posani

El Museo Nacional de Arquitectura -éste que está naciendo en Venezuela– se ha programado con el claro propósito de constituirse en un centro de debate, de crítica, de encuentro, para el examen de lo que se ha hecho, se hace y se hará, en términos de construcción del espacio, en este país. Para ello, dentro de una concepción común, colectiva, abierta, del ejercicio de la crítica, va a ser indispensable afinar el instrumento del análisis y esmerar el del juicio. En el país nos hallamos involucrados en un gran fenómeno constructivo. Por lo menos en lo cuantitativo, de ello no caben dudas. Si no va a ocurrir un brusco cataclismo político, en un trecho relativamente corto de tiempo, nuestras ciudades van a cambiar de rostro, pues éste es el pronóstico que se desprende de los programas actuales del gobierno revolucionario.

Así pues que tendremos críticas y la crítica.

¿Cómo vamos a emprenderla, bregarla y desempeñarla en público, en el trabajo de emitir juicios de los cuales, por lo menos en parte, puede depender la opinión pública?

(2) Escuelas Modulares. Oscar Tenreiro. Estado Miranda. 2010.

Para que el ejercicio de la crítica y del análisis arquitectónico pueda realizarse con serenidad y ponderación, un grave obstáculo se nos opone: el juicio, todos los juicios, y en ellos por lo tanto también el que concierne a la arquitectura, hoy en Venezuela están deformados por la fuerte politización y por las hostilidades personalizadas.

Sería ingenuo pensar que pudiésemos razonar tranquilamente sobre el tema de lo que se está haciendo en arquitectura, como si de repente todos fuéramos miembros activos de alguna de esas congregaciones religiosas que se celebran por su mansedumbre filantrópica. No, podemos tratar de ser idealistas, pero debemos hacerlo sin abandonar la realidad. Y ésta nos restriega en la cara el hecho de que desde siempre los hombres se enfrentan y enfrentan sus ideas con los mayores grados de violencia.

(3) Parque Residencial Juan Pablo II. PDVSA. Montalbán. Caracas. 2007.

¿Crítica sin adjetivos, sin acusaciones, sin descalificaciones? ¿Crítica con argumentos, con madurez, con debate de altura, con atención preferente a los hechos y no a los prejuicios? Difícilmente.

Difícil es dejar a un lado las simpatías y las antipatías, las ganas de vengarse aunque sea con palabras, el rechazo por anticipado, la visión sesgada, la ceguera y la sordera producidas por la ideología prefabricada. Los sentidos naturales reajustados y reorientados para los fines de una lectura de los hechos siempre a conveniencia interesada.

(4) Mausoleo de Bolívar. OPPPE. Caracas. 2012.

Hoy en Venezuela lo que se está jugando en el terreno político es de tanta trascendencia que no parece haber espacio para la tolerancia y el esfuerzo de comprensión. Los odios, especialmente en quienes están perdiendo el manejo privilegiado del país durante tantos años, están a flor de piel. ¡Hay personas de cultura y de buen gusto musical que se niegan a asistir a los conciertos del “Sistema” porque estos son parte del entramado cultural del gobierno!

Así que tal vez no haya que hacerse ilusiones.

(5) Plaza Los Palos Grandes. Edwin Otero. Caracas. 2010.

Y sin embargo, desde el MUSARQ, tozudamente, seguiremos tratando de abrir ese espacio. De invitar a todos quienes tengan interés o intereses en la ciudad y en la arquitectura, a participar en un diálogo colectivo y público, el diálogo del análisis y de la crítica arquitectónica, que de ninguna manera es nuevo para nuestra historia, pero que demasiadas veces se ha interrumpido o suspendido o que ha dependido demasiado de circunstancias aleatorias. Un diálogo que no se pretende que sea insípido, incoloro e indoloro. Que haya pasión, que haya vehemencia… pero también madurez y sobre todo capacidad de atender a lo que realmente interesa probar, finalmente la construcción de un país mejor.

(6) Museo Nacional de Arquitectura. Juan Pedro Posani. Caracas. 2012.

4 comentarios:

  1. El proyecto de viviendas ubicado en Montalbán es de PDVSA y los proyectistas son Gustavo Legórburu y Maya Suárez. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Los aportes a la rigidez, de los arriostramientos diagonales, de Fruto Vivas, son impresionantes.

    ResponderEliminar
  3. La esbeltez de las columnas de la Plaza Los Palos Grandes, es inconmensurable.

    ResponderEliminar
  4. Las escuelas modulares, tienen techos tropicales.

    ResponderEliminar