martes, 16 de diciembre de 2014

2015



Al llegar a diciembre siempre surge la pregunta de si es realmente funcional, socialmente hablando, para la economía y la productividad nacional, este mes extraño, cuando nada se concreta, nada se termina y todo de pospone. Cuando nadie piensa sino en un asueto que ni es realmente asueto ni tampoco es, por supuesto, trabajo realizador ¿no sería más realista aceptar a diciembre como un mes de verdadero descanso, de fiesta colectiva, una suerte de domingo a escala anual, unas vacaciones a dedicación exclusiva? Algunos países europeos así se comportan en agosto, cuando se suspende no sólo el trabajo, sino hasta el pensar, para dedicarse, en un paréntesis sagrado, únicamente a recobrarse del esfuerzo del ajetreo trabajoso de los doce meses transcurridos desde el agosto anterior. Nosotros no. Supuestamente seguimos en la misma rutina de las ocupaciones de siempre pero con los sentimientos puestos en las "fiestas decembrinas", estimuladas, paradójicamente, por el propio Estado. El resultado es un sentimiento difuso de decepción resignada: ni trabajo ni vacaciones. ¿No sería más racional concentrar en diciembre todas las fiestas y reconocer así el carácter emocional e instintivo de las tradicionales referencias culturales, a pesar de todas las alteraciones ideológicas y deformaciones mercantiles a que las celebraciones religiosas cristianas han sido inevitablemente sometidas.










Reflexiones tal vez un tanto inútiles porque la trampa de lo real es demasiado ominosa y omnipresente para dejar espacio para la razón. Pero vale la pena hacerlas, aunque no sea sino para ejercitar la imaginación.


Valga este "salto" decembrino para desear a todas y todos los lectores de este blog, un mejor y feliz año 2015, y para dejarle la visión de una más de las obras "buenos ejemplos", que hay que hacer conocer al público. Difundirlas sería también una buena tarea del gobierno, pero los instrumentos públicos de difusión (prensa, radio, tv) aparentemente están demasiado obturados por la rutina burocrática como para ocuparse de una sana labor de verdadera cultura.


(En el Musarq, es bueno recordarlo, desde hace varias semanas se están exponiendo varios otros " buenos ejemplos" de diseño inteligente y participativo).

Ficha técnica
Complejo Deportivo Cultural “Eleonel Herrera”
Responsables: Alcadía Libertador, Fundacaracas
Ubicación: Barrio calle Carbonell, Sector lomas de Urdaneta, Caracas
Área terreno: 198,99 m2
Área construcción: 467,00 m2
Proyectista: Arq. Alejandro Haiek
Ing. Estruc.: Esteban Tenreiro
Inauguración: 11/12/2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario