martes, 3 de marzo de 2015

Cuando también lo dice uno de los grandes

Paulo Mendes da Rocha
Es de suponer que nadie pondrá en duda, hablando de arquitectura, la grandeza y autoridad de uno de los grandes arquitectos de Latinoamérica: Paulo Mendes da Rocha. Pues bien, en una entrevista para el periódico español El País, cuando toca el tema tan doloroso de nuestras ciudades, y en particular el de la brasileña Sao Paulo, el ganador del premio Pritzker 2006, afirma rotundamente dos cosas: uno, que nuestra manera de circular en vehículos individuales (la estupidez del automóvil), ha llegado a ser una locura y un crimen social, originado por la propia conformación de la sociedad capitalista. Y dos, que construir viviendas populares en las periferias de las ciudades es otro crimen imperdonable. Reconquistar para el uso social los terrenos mal utilizados en el centro de la ciudad es un requerimiento imperativo. Da gusto leer un juicio semejante, viniendo de alguien como Paulo Mendes da Rocha.

Y es precisamente lo que venimos diciendo en este portal desde hace años. Más allá de la apreciación que se tenga de la Gran Misión Vivienda Venezuela, de sus defectos o desaciertos de diseño, su gran éxito es haber construido donde la vivienda popular ha sido siempre excluida: en los centros de las ciudades. Ello ha sido la embestida más directa al armazón de injusticia y de exclusión sobre el cual se erige el régimen económico. Es el logro más extraordinario del cual Venezuela puede estar realmente orgullosa, así como de la decisión categórica de resolver el problema de la pobreza en el aspecto de la vivienda. Pero hay aún más. Y esto, en cierto sentido, es como llover sobre mojado, porque de esto hay una larga historia. El maestro brasileño asegura que es en las favelas donde se concreta la mayor conciencia urbana. A pesar de inmensas dificultades que se le oponen, el que construye su casa en un barrio está declarando a gritos que es en la ciudad donde quiere vivir. Es su conciencia moderna de ciudadano la que se afirma. Y en paralelo con la GMVV, el Estado está también actuando (por fin) reconociendo el valor y permanencia de las estructuras urbanas de los barrios.

Léanse la entrevista1y tratemos de reflexionar todos juntos. Tal vez logremos apartar de nuestros ojos las gárgolas de la pequeña política inmediata, de los lugares comunes que acompañan los cartabones ideológicos, de los odios de bolsillo, y podamos entender, en perspectiva y objetivamente, por lo menos los grandes hitos de lo que ha ocurrido en este país.


 -------------------------------------
[1]En http://www.plataformaarquitectura.cl/cl/762673 del 24 feb2015.

No hay comentarios:

Publicar un comentario