martes, 13 de enero de 2015

Comenzando el 2015



“Hay otro mundo, pero está en este de aquí”. Paul Eluard

El mundo: “Tercera guerra mundial en gestación”. 
Venezuela: El barril de petróleo a 40 dólares o menos.

El 2015 se abre ominoso. ¿Qué hacer? La gran dificultad en discernir el futuro, empresa que siempre se ha demostrado catastrófica, se asienta en que la realidad está integrada por demasiados elementos: imposible calcularlos todos y prever su dinámica. Heisemberg lo ha descubierto con relación a la realidad subatómica. Pero vale igualmente para nuestra modestísima, cotidiana realidad humana. El relato del vuelo de la mariposa, que desde acá, desata un huracán allá, tan repetido, es parte, paradójicamente, de esa misma indeterminación.

martes, 16 de diciembre de 2014

2015



Al llegar a diciembre siempre surge la pregunta de si es realmente funcional, socialmente hablando, para la economía y la productividad nacional, este mes extraño, cuando nada se concreta, nada se termina y todo de pospone. Cuando nadie piensa sino en un asueto que ni es realmente asueto ni tampoco es, por supuesto, trabajo realizador ¿no sería más realista aceptar a diciembre como un mes de verdadero descanso, de fiesta colectiva, una suerte de domingo a escala anual, unas vacaciones a dedicación exclusiva? Algunos países europeos así se comportan en agosto, cuando se suspende no sólo el trabajo, sino hasta el pensar, para dedicarse, en un paréntesis sagrado, únicamente a recobrarse del esfuerzo del ajetreo trabajoso de los doce meses transcurridos desde el agosto anterior. Nosotros no. Supuestamente seguimos en la misma rutina de las ocupaciones de siempre pero con los sentimientos puestos en las "fiestas decembrinas", estimuladas, paradójicamente, por el propio Estado. El resultado es un sentimiento difuso de decepción resignada: ni trabajo ni vacaciones. ¿No sería más racional concentrar en diciembre todas las fiestas y reconocer así el carácter emocional e instintivo de las tradicionales referencias culturales, a pesar de todas las alteraciones ideológicas y deformaciones mercantiles a que las celebraciones religiosas cristianas han sido inevitablemente sometidas.


martes, 2 de diciembre de 2014

Una escuela maravillosa


En una comarca parecida a las tierras y a las aguas de Sinamaica del Zulia, en la Antioquia de la hermana Colombia, han construido una escuela maravillosa, una joya de buena arquitectura. Comprensión afectiva y entrañable del lugar, respeto por la tradición constructiva y tipológica, respuesta inteligente a las condiciones climatológicas del ambiente, diseño sobrio pero de alta calidad formal. Todo ello se manifiesta en esa escuela. ¿Qué más se puede pedir? Pues sí, puede pedirse más: porque una escuela es un laboratorio de cultura, un instrumento para forjar modelos de vida mejor. Que con esa arquitectura se le proyecte a los niños que van a estudiar en esa escuela, una imagen de futuro optimista, de una patria que los acoge como una realidad protectora y benevolente, una memoria positiva del lugar en el cual han nacido y en el cual probablemente vivirán y trabajarán. Y todo eso es justamente lo que produce, con su estupenda modestia, esta escuela antioqueña. Resultados admirables del emprendimiento de arquitectos talentosos y de instituciones sensible y no completamente hundidas en el pantanal de la burocracia. 

viernes, 21 de noviembre de 2014

Las mujeres escriben de Arquitectura en América

Ada Louise Huxtable, USA
La arquitectura, así como otras actividades humanas que han adquirido con el tiempo un carácter profesional, disfruta, por así decirlo, de una suerte de halo periférico, de un campo de ambientación cultural, de una labor de análisis lateral, que la acompaña con cierta permanencia y difusión sobre todo desde hace algo más de siglo y medio. Es la llamada “crítica” de arquitectura. Es, para entendernos, la actividad crítica “periodística” que, por ejemplo, intentamos realizar todas las semanas en este blog. Y que desde hace décadas se hace en Venezuela, en diferentes periódicos y períodos. No difiere de la que, para la música o las artes plásticas, se publica con regularidad en los medios masivos de comunicación. Esta semejanza sería ya de por sí merecedora de una reflexión. ¿Por qué no hay “crítica” de otras actividades humanas tanto o más importantes, como por ejemplo, la medicina, la química o la ingeniería? ¿Por qué no hay columnas semanales en los periódicos, dedicadas a la crítica de la producción de la leche o del calzado así como ocurre, en cambio, con el cine o la gastronomía? ¿Y por qué la arquitectura?

martes, 4 de noviembre de 2014

Invitación



Miércoles 5 de noviembre de 2014
6:00 a 9:00 pm

Museo Nacional de Arquitectura (MUSARQ)
Avenida Bolívar con Avenida Sur 9

¿Cómo somos?

Estudio América, Museo de la Memoria, Chile
El escritor argentino Ernesto Sábato le pregunta al escritor chileno Jorge Edwards por las diferencias entre argentinos y chilenos. Contesta Edwards, Chile es más ordenado, más ortodoxo en sus soluciones económicas, más previsor que Argentina. Porque Chile es un país más difícil, obligado a trabajar la tierra y el mar, y sometido a catástrofes naturales constantes. Los chilenos están obligados, por su geografía, a ordenarse y a trabajar bien para subsistir. Los argentinos, en cambio, “pueden descansar en una hamaca mientras el ganado engorda”. Sabato añade que en una casa rica, como Argentina, los jóvenes pueden salir de farra sin mayores consecuencias, mientras que en una casa pobre, por el contrario, todos están obligados a trabajar y a participar en los gastos. Chile ha tenido que ser, concluyen, por su historia misma, un país ordenado, razonable, equilibrado y sobrio. Los adjetivos, con relación a Chile, siguen fluyendo: la gente es pragmática, la clase obrera es de calidad, hay sentido de las proporciones. Un país pequeño pero inteligente, confiable. La casa chilena sigue siendo ordenada y hospitalaria y, a pesar de que por momentos hay rabiosos que tiran piedras, la cordura termina siempre por dominar. 

martes, 28 de octubre de 2014

El dedo de Ghery


Frank Gehry responde a crítica durante rueda de prensa realizada en Oviedo, España.

Es posible que el erguido dedo medio de Frank Ghery se convierta con el tiempo en uno de esos símbolos que marcan toda una época. Por supuesto también son posibles varias lecturas del gesto de quién es sin dudas uno de los arquitectos más representativos de la arquitectura globalizada. Una: estaba cansado por el largo viaje hasta Oviedo, donde recibiría el premio del Príncipe de Asturias, y a la pregunta de la ingenua periodista de sí él es el representante de la arquitectura del espectáculo, en lugar de decir, con todo orgullo, que sí, que en efecto lo es, sacó el dedo que pinta la paloma para decir, en cambio, estoy harto de preguntas estúpidas. Otra: Ghery no cree que existe la tal categoría de la arquitectura del espectáculo y por lo tanto la niega y se mofa con su dedo en el aire. Otra más: yo hago lo que me da la gana, que por eso me he pasado la vida inventando vainas. He tenido la suerte de que el mundo justamente estuviera en un momento histórico bien dispuesto a aceptar los productos de mis papeles arrugados. ¿De qué se me critica ahora?. 

martes, 21 de octubre de 2014

¡Ya basta de arquitectura extraña! dijo el Presidente

Hotel Sheraton del Estudio MAD en Beijing


Según informan en las páginas Web de Internet1, así lo dijo el presidente: ¡Ya basta de arquitectura extraña! (No more weird Architecture!)

El presidente es el de China, Xi Jinping,  y la arquitectura “extraña” es la que ha invadido, como hongos en otoño, a todas las ciudades del gran “Reino del Medio”.